Redefiniendo las reglas del juego en el agro cubano: ¿dándole al César lo que no es del César?

Llama poderosamente la atención la contradicción que se observa entre la supuesta paridad “horizontal” que debería existir entre las partes de un contrato mercantil y la introducción de un componente “vertical” que en la práctica transforma el contrato en una relación asimétrica, con mayor poder concentrado en una de las partes del contrato. Eso es lo cabría entender de la “letra” del artículo 26 del Decreto-Ley 365. Donde debía prevalecer un contrato de mercado entre pares, ese articulo parece estar sustentando la construcción artificial de un primus inter pares, un primero entre iguales.

LÁZARO GONZÁLEZ RODRÍGUEZ Y YAISEL R. PÉREZ ROMERO. La política laboral en Cuba. Un tema inconcluso

Durante varios quinquenios no se le ha prestado la imprescindible atención que requiere la actividad laboral, ha faltado el análisis global de la situación, presencia del voluntarismo y la superficialidad, no se ha contado con los trabajadores para la toma de decisiones, ausencia de la capacitación de especialistas y directivos, y el desprecio por la ciencia del trabajo han caracterizado este período

JOAQUÍN BENAVIDES. Realidades y retos. (tercera parte). La producción porcina en Cuba. ¿Cómo evitar una nueva crisis?

En un momento especialmente sensible, la población se ha quedado sin carne de puerco a bajos precios en el mercado. Desde mi punto de vista, a partir de elementos que he logrado reunir, se trata fundamentalmente de un error de planificación. Una afirmación personal para ser debatida: Uno de los buenos negocios que puede hacer el país, de cara al turismo e incluso a la exportación, sería convertirnos en un gran productor de carne de cerdo. Lograr una acción combinada de la pequeña y mediana industria privada encadenada por un lado al cooperativista y al campesino y por el otro a la gran industria procesadora estatal puede significar una importante contribución a la economía del país.

Nuevo decreto para las cooperativas agropecuarias en Cuba: ¿un acento mal colocado?

Cada vez resulta más llamativa la insistencia en desfigurar las cifras de la producción agropecuaria en Cuba. La primera víctima de la deformación de los datos es la calidad del análisis. El resultado parece estar a la vista: empequeñecer la contribución decisiva que hace el sector privado a la producción de alimentos nacionales abre paso a diseñar una política enfocada en las cooperativas. Sin embargo, lo que correspondería -según los datos “desideologizados” de la realidad -sería una política para el sector privado

JOAQUÍN BENAVIDES. Realidad y retos. Contribución al debate político y económico en Cuba (segunda parte)

¿Que impide que el Estado cubano organice ese negocio para que el sector privado, que recibe divisas del exterior, legalizado mediante licencia, pueda adquirir los bienes que requiere para mantener y desarrollar la actividad económica que realiza, directamente en el país en un almacén in bond, especialmente habilitado en Zona Franca? No tiene ningún sentido ni económico ni político que el Estado renuncie, como lo está haciendo, a organizar y facilitar el funcionamiento y desarrollo de un sector de la economía que mueve 2 o 3 mil millones de dólares en el año, solo porque pertenece al sector privado