Cuatro economistas cubanos comentan la re-dolarización parcial en Cuba

Durante varias semanas, el término “medidas económicas” ha sido muy visible en Cuba. Primero, por las acciones para enfrentar la “situación energética”, luego por la aparición más o menos simultánea de “listas” de medidas, tanto por parte del gobierno como de economistas, y finalmente, el pasado 15 de octubre, se ha anunciado la medida para la reintroducción del dólar en un segmento del mercado interno que ha estimulado un intenso debate en las redes. Considero que pudiera ser útil recopilar algunas de los comentarios que hicimos varios colegas inmediatamente después del anuncio

Cuba y la “nueva normalidad” energética del 80 por ciento

Intentar funcionar con niveles de consumo de combustible equivalentes al 62% y el 80% del consumo “normal”, significa que habría que funcionar con los niveles de consumo de combustibles del peor momento del Período Especial. Operar bajo esas condiciones sin que ello no tenga consecuencias en los niveles de actividad económica y en el desarrollo del país, es el tipo de objetivo de política económica que debería ser explicado en detalle por parte de quienes lo han concebido, especialmente cuando parece sugerirse oficialmente que esos reducidos niveles de consumo de combustibles serían parte del sustrato energético de una “nueva normalidad”

LÁZARO GONZÁLEZ RODRÍGUEZ Y YAISEL R. PÉREZ ROMERO. Los bandazos en la economía del trabajo

El incremento de los salarios del sector presupuestado cubano en 2019 ha sido precipitado y sin fundamentación técnica. El incremento salarial se hizo sobre la base de las plantillas actuales determinadas con el jefe máximo de cada entidad sin que medie un estudio de organización del trabajo. El concepto de productividad no se tiene claro, los factores que tergiversan este indicador no se consideran, el cálculo para el plan es puramente burocrático, no se enumeran las medidas técnico organizativas que sustentan el nivel de productividad a alcanzar, no se discute con los trabajadores ni la productividad ni el plan antes de elevarse a niveles superiores.

JOAQUIN BENAVIDES. Depósitos bancarios. ¿es realista la política actual del banco central?

En Cuba hay un enorme excedente de circulante monetario en la población tanto en CUC como en CUP. Es una de las grandes distorsiones que tiene la economía, que crea presiones de todo tipo y acerca de las cuales no se toman medidas aun, para resolverlas. La verdadera solución, la que permitirá poner en función del desarrollo del País, toda esa enorme reserva de dinero, que se ha acumulado en manos privadas, sin utilización productiva actualmente, será aprobar la legislación para las PYMES

Una pregunta para el Banco Central: ¿Existe política monetaria en Cuba?

Parece existir hoy en Cuba una paradoja que quizás el Banco Central debería interesarse en discutir abiertamente. Por una parte, la racionalidad utilizada a raíz del alza de salarios y pensiones ha sido considerar que el dinero es un factor causal de inflación. Toda la intensa discusión del verano sobre precios colocó al dinero en el lugar central de la política económica cubana. Sin embargo, por otra parte, de la política monetaria casi ni se habla. Las acciones de política económica se concentraron en los controles administrativos de precios, como si no existiera en Cuba la esfera de la política monetaria.

El mayor dinamismo de los mercados agropecuarios cubanos en el primer semestre de 2019: un dato positivo para la política antinflacionaria

Han sido publicadas las ventas de los mercados agropecuarios cubanos en el primer semestre de 2019. Después de haber experimentado varias contracciones sucesivas, el notable incremento de las ventas en el primer semestre de 2019 creó condiciones favorables para contener presiones inflacionarias que pudieran haber estado asociadas a los posteriores incrementos de salarios y de pensiones. Esa mayor oferta nacional en los mercados agropecuarios probablemente estaría apoyada en un incremento de la producción del agro que habría que comprobar cuando se publiquen las estadísticas oficiales de producción