El reordenamiento monetario y la devaluación del peso cubano: ¿escogiendo el veneno?

Es ampliamente reconocido que la “gran ficción” del modelo económico cubano consiste en mantener como uno de los principales precios relativos de la economía nacional una tasa oficial que establece la equivalencia unitaria entre el peso cubano y el dólar estadounidense. Cualquier ordenamiento monetario lógico en Cuba debería comenzar sacando la tasa oficial del peso cubano del universo paralelo en que habita, desde hace rato, para devolverla a la realidad económica.

LÁZARO GONZÁLEZ RODRÍGUEZ Y YAISEL R. PÉREZ ROMERO. Es hora de rectificar. Proyecto constitucional cubano, trabajo y salario.

Llama a la reflexión que, siendo el trabajo y su pago de una importancia capital para la construcción del socialismo, el proyecto de Constitución en su artículo 76 presenta una falta de profundidad teórica y práctica que lo hacen absurdo y aciago. En el mencionado artículo se expresa: “El trabajo se remunera en función de la cantidad, complejidad, calidad y resultados obtenidos” lo cual es un galimatías

HUMBERTO PÉREZ. Reflexiones y sugerencias sobre proyecto de constitución. La democracia en el proyecto de constitución.

La elección directa para cualquier cargo aparece como más democrática que cualquier elección indirecta. ¿es cierto esto en todos los casos? ¿coinciden en este acaso esencia y apariencia? Es un tema que se discutió en el seno de la dirección de la Revolución cuando se redactaba la Constitución de 1976. En aquel momento se llegó a un criterio que fue cambiado en 1992. Hoy vale la pena examinarlo de nuevo. De eso se trata fundamentalmente esta reflexión, aunque también se abordan otros asuntos que tienen que ver con el tratamiento que recibe la democracia en el proyecto de constitución en debate.

Economicismo, chabacanería y otras “lindezas” en el debate económico cubano.

El Dr. García Valdés se refiere a unas supuestas “debilidades de propensión ideológica” respecto a las cuales no aporta la menor evidencia. ¿Cuál habrá sido la apostasía ideológica de Triana? Mientras eso no se aclare, la frase queda simplemente como el golpe bajo de alguien que no comparte un argumento y que, por falta de respuesta, no tiene mejor ocurrencia que tratar de descalificar gratuitamente a quien está criticando.