Gestionando una doble crisis en Cuba: la importación de alimentos

Las importaciones de alimentos son una importante dimensión de la gestión de la crisis doble (epidemiológica y económica) que atraviesa Cuba en 2020. Con la excepción del arroz y en menor medida del trigo, las reducciones de precios del último año pudieran ayudar. Deben asegurarse las importaciones de los 6 principales alimentos importados (pollo, arroz, maíz, trigo, soya, y leche) que en total fueron de aproximadamente 1 250 millones de USD en 2018. Dada la esperada contracción de la disponibilidad de divisas de Cuba en 2020 pudieran existir varias alternativas: a) reducción de importaciones, b) reasignación hacia las importaciones de recursos de otras partes del plan, c) modificaciones en la estructura del consumo, y d) sustitución de importaciones. No queda claro si una reasignación de recursos hacia las importaciones pudiera asegurar los niveles adecuados en el mediano plazo (después de los tres o cuatro primeros meses), de manera que la sustitución de importaciones sería la alternativa a priorizar. Le correspondería presentar argumentos convincentes a quienes consideran que el agro cubano pudiera incrementar actualmente la oferta de alimentos sin que se adopte un programa basado en una mayor disponibilidad de insumos y equipos, incentivos fuertes al productor, y relaciones de mercado

Cuba en tiempos de coronavirus: la necesidad de un programa urgente de seguridad alimentaria

El programa se establecería inicialmente como respuesta a una emergencia sanitaria, pero tendría la ventaja de que también respondería a las necesidades de más largo plazo de tener que enfrentar una crisis económica probablemente muy fuerte. Se necesita una respuesta pragmática. En esta difícil coyuntura, es en el agro donde más se necesita un gato que cace ratones con independencia del color del gato.

LÁZARO GONZÁLEZ RODRÍGUEZ Y YAISEL PÉREZ ROMERO. ¿Cómo estructurar el sistema salarial en Cuba?

El artículo 65 de nuestra Constitución establece “toda persona tiene derecho a que su trabajo se remunere en función de la calidad y cantidad…” La calidad del trabajo no es la calidad del producto del trabajo sino la calidad del propio trabajo, la cual se expresa por el conjunto de cualidades, características o particularidades estructurales de una forma integral y específica, que le son inherentes a un trabajo concreto, y por las cuales se distingue esencialmente de otros. Los factores que determinan la calidad del trabajo pueden dividirse en dos grandes grupos: factores determinantes de la complejidad del trabajo y factores extracalificatorios. Por tanto, el sistema salarial está integrado por: la escala de complejidad, los calificadores, las tarifas por complejidad, la escala de factores extracalificatorios, las tarifas por factores extracalificatorios, listado de puestos de factores extracalificatorios y las formas de pago y sistemas de primas.

LÁZARO GONZÁLEZ RODRÍGUEZ. La organización del trabajo y los salarios 1960-2020

En el período 2005- 2020 se viola flagrantemente en Cuba la Constitución de la República que establece que cada trabajador recibirá su salario en correspondencia con la calidad y cantidad de trabajo aportado. No solamente se viola la Constitución, lo más grave es la violación de los principios científicos y leyes económicas, las cuales se vengan de sus violadores. Las plantillas de personal siguen infladas, independientemente de las medidas adoptadas por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), ya que no tienen base científica. Este problema solo tiene solución mediante la organización y normación del trabajo sobre bases técnicas. En los últimos tiempos se han olvidado dos aspectos de capital importancia como exponer los indicadores referentes a la organización del trabajo y los salarios y discutir con los trabajadores las medidas a tomar en esta temática. Los sindicatos no han jugado el papel de contrapartida de la administración a los diferentes niveles.

Joaquín Benavides, Julio Carranza y Pedro Monreal: observaciones estimuladas por los comentarios de Humberto Pérez a los artículos de Omar Everleny Perez acerca de la devaluación y los precios en Cuba

Estimulados por los comentarios que hiciera el Dr Humberto Pérez a los artículos de Omar Everleny sobre la eventual devaluación del peso y los precios en Cuba, tres economistas nos hemos sumado al intercambio: Joaquín Benavides, Julio Carranza y el autor de este blog