Invitados

JUAN FERRÁN OLIVA. Mi modelo

En 1989 intenté medir el desarrollo económico de Cuba y utilicé 21 indicadores seleccionados en 58 naciones con el propósito de reflejar aspectos económicos, sociales y culturales. El crecimiento económico había sido extensivo y no se había logrado la eficiencia que cabría esperar. Cuba ocupaba la posición 25 dentro de la muestra de 58 Estados analizada en tal ocasión. Aplicando parámetros actualizados a 182 Estados, Cuba ocupan el lugar 76 dentro del total. Las tercas cifras nos indican que no andamos bien. La Economía no es una ciencia exacta, pero es la más puntual de las ciencias sociales. Las cifras son su guía y suelen manifestarse como tendencias. En los próximos 10 años Cuba continuará clasificando como país en despegue.

JUAN FERRÁN OLIVA. Dime cómo comes y te diré quién eres

El gasto proporcional en alimentos dentro del hogar es una contundente regularidad que expresa el bienestar material de un país o grupo social. un país que emplee más del 31% de su presupuesto en alimentos es paupérrimo. Dime como consumes y te diré quién eres. Lamentablemente Cuba clasifica dentro de los que emplean bastante más del 31% en alimentos dentro del hogar.

JUAN FERRÁN OLIVA. Luz al final del túnel

Los incrementos también favorecerán a 1.150.000 pensionados que reciban menos de 500 pesos mensuales. Podrán consumir adicionalmente, si la encuentran, algo más de una cerveza mensual. En los tiempos duros los jubilados actuales posibilitaron con su esfuerzo muchas de las ventajas que hoy parecen caídas del cielo. Su esfuerzo permitió la afirmación de la identidad nacional, la independencia respecto al coloso del Norte y la educación y la salud como iconos. Pero ya no producen y sólo alcanzarán migajas en el festín. En contraste quienes trabajan pueden alcanzar ingresos de hasta 4 dígitos. La economía no da para más

JULIO CARRANZA. Una nota sobre el debate reciente acerca de la reforma salarial y el “fantasma de la inflación”

En las últimas decisiones, que en general considero muy positivas, hay señales contradictorias y quizás mi mayor preocupación es la falta de suficiente integralidad. El aumento de salarios y la descentralización de la planificación (asumiendo que se concrete de la manera adecuada) son muy positivas, el regreso a controles esencialmente administrativos de los precios y a una política no focalizada de subsidios sería negativa, así como las repetidas y excesivas restricciones a los productores agropecuarios

LÁZARO GONZÁLEZ RODRÍGUEZ Y YAISEL R. PÉREZ ROMERO. La planificación en las empresas cubanas.

Las plantillas seguirán siendo infladas mientras que no organicemos adecuadamente el trabajo y estas surjan de los estudios y del balance entre las capacidades y la carga. Cualquier aumento de salario sin la debida organización del trabajo solamente estimulará la baja eficiencia del trabajo. Se requiere que las plantillas estén acorde con la organización del trabajo y no como es ahora en la mayoría de nuestras empresas y unidades presupuestadas que tanto la estructura como las plantillas se imponen por los directivos sin tener en cuenta la organización del trabajo

JOAQUÍN BENAVIDES. Ferrocarril de carga versus camiones

El mecanismo de mercado que sugiero emplear para hacer más eficiente la transportación de las cargas y cumplir con la política del Gobierno es el de los precios y las tarifas. Si los esquemas de tarifas son bien elaborados siguiendo la política trazada, en relativamente poco tiempo se vería como el tráfico de cargas se va reorganizando en función de la política trazada; el ferrocarril aumentaría su eficiencia porque tendría más cargas a medias y largas distancias y las empresas de cargas por camiones estatales o privadas, ajustarían sus esquemas comerciales a las cargas que más les son solicitadas

HUMBERTO PÉREZ. En vísperas del VIII congreso de la ANEC y en recuerdo del Ché

Se aproxima el VIII Congreso de la Asociación Nacional de Economistas a celebrarse del 13 al 15 de este mes de junio. No podemos esperar por las Calendas griegas para implementar las medidas previstas y aconsejables a riesgo de pretender aplicar el remedio cuando ya sea demasiado tarde. El compañero Díaz Canel en varias ocasiones ha planteado la disposición a escuchar lo que tengan que decir los que tengamos preparación y experiencia. Nos agradaría ver y escuchar que en el ya casi inmediato VIII Congreso de la ANEC se discutan y ventilen estas cuestiones prioritarias, se anuncien decisiones y un programa de acción en relación con su implementación. Sería decepcionante escuchar solo exhortaciones y consignas manidas.