Invitados

JOAQUÍN BENAVIDES. Propuesta de un programa de acciones económicas para el año 2019

Pienso que lo que más daño nos está causando es nuestro inmovilismo frente a lo que hay que resolver en la economía, acordado todo en el VI y VII Congresos del Partido, en particular en la Conceptualización. Me ha alentado mucho lo planteado por el cro. Presidente Díaz Canel ayer Domingo en la Asamblea Nacional. A partir de esos planteamientos me animo a proponer, para ser debatido, un “PROGRAMA DE ACCIONES PARA 2019”.

JULIO CARRANZA. Cuba, América Latina y la cuarta revolución tecnológica: la urgencia de los cambios.

Se trata de avanzar en un mundo complejo, difícil e incierto y esto se puede intentar con el uso adecuado de las reservas humanas y materiales que posee el país y a la vez manteniendo el sentido socialista del sistema y la soberanía nacional, pero es imprescindible y urgente acelerar la reforma integral necesaria y cambiar los viejos paradigmas, las utopías del Siglo XX no pueden dar respuesta adecuada a los enormes y nuevos desafíos que el mundo de esta época nos coloca delante

HUMBERTO PÉREZ. Unidos en la Conceptualización y por su aplicación consecuente.

En la Conceptualización está previsto que en los negocios privados haya empleo de mano de obra ajena, que haya un excedente de lo producido en dichos negocios por esa mano de obra que va a manos del dueño de dichos negocios y que este excedente se regula mediante instrumentos económicos principalmente mediante impuestos progresivos. En ningún momento se plantea ni se formula nada que pueda interpretarse como base para la aplicación de medidas administrativas como la expropiación, ni de limitar de manera directa los montos de excedente a ingresar por parte de los dueños de negocios.

JUAN M. FERRAN OLIVA. Las ásperas cifras

La serie del PIB cubano que se muestra a continuación posiblemente es única. Recorre desde 1903 hasta la fecha, a precios constantes. Se aprecia la caída del PIB en los periodos 1928 a 1944; 1991 a 2005, y en los últimos años. Se trata, en el primer caso, de la crisis mundial iniciada en 1928, en el segundo al entorno del Periodo Especial. En ambos la economía fue afectada por fenómenos exógenos. El estancamiento actual es preocupante.

JUAN M. FERRAN OLIVA. Vivir del cuento

Los actuales ingredientes del devenir económico son la estructura exportadora pobre, la consecuente capacidad importadora limitada y la tasa de inversión insuficiente. Como contrapartida se soporta una deuda externa elevada. Esta funesta combinación pone serios frenos al desarrollo.

HUMBERTO PÉREZ. Comentario sobre las incertidumbres de una devaluación del peso cubano.

Los efectos y cambios favorables se producirían por el momento y durante un periodo solo en las relaciones económicas entre los agentes económicos empresariales que compran y venden entre si equipos y bienes intermedios y/o manejan bienes de consumo, pero como intermediarios en su tránsito comercial hacia las entidades del mercado minorista. No intervienen en ello y no deben resultar afectados por el “traspaso” ni positiva ni negativamente por el momento los agentes económicos estatales de este último mercado que venden a la población. La “señal” de la devaluación llegaría a la producción y al consumo productivo, pero, en un inicio y durante un primer periodo, no al consumo personal.