Invitados

LÁZARO GONZÁLEZ RODRÍGUEZ Y YAISEL R. PÉREZ ROMERO. Es hora de rectificar. Proyecto constitucional cubano, trabajo y salario.

Llama a la reflexión que, siendo el trabajo y su pago de una importancia capital para la construcción del socialismo, el proyecto de Constitución en su artículo 76 presenta una falta de profundidad teórica y práctica que lo hacen absurdo y aciago. En el mencionado artículo se expresa: “El trabajo se remunera en función de la cantidad, complejidad, calidad y resultados obtenidos” lo cual es un galimatías

HUMBERTO PÉREZ. Reflexiones y sugerencias sobre proyecto de constitución. La democracia en el proyecto de constitución.

La elección directa para cualquier cargo aparece como más democrática que cualquier elección indirecta. ¿es cierto esto en todos los casos? ¿coinciden en este acaso esencia y apariencia? Es un tema que se discutió en el seno de la dirección de la Revolución cuando se redactaba la Constitución de 1976. En aquel momento se llegó a un criterio que fue cambiado en 1992. Hoy vale la pena examinarlo de nuevo. De eso se trata fundamentalmente esta reflexión, aunque también se abordan otros asuntos que tienen que ver con el tratamiento que recibe la democracia en el proyecto de constitución en debate.

JORGE GÓMEZ BARATA. Dialéctica en estado práctico

En Cuba y en cualquier otro lugar donde la izquierda procure gestionar una sociedad más justa, el debate acerca de esta dialéctica es pertinente. No lo es el estancamiento a que conlleva el dogmatismo, que no es fidelidad a referentes ideológicos válidos, sino incapacidad para asumir las experiencias históricas y el conocimiento en el punto donde se encuentra.

HUMBERTO PÉREZ. Reflexiones y sugerencias acerca del proyecto de constitución. Sobre el papel dirigente del Partido.

Es mi propósito contribuir a que la Comisión Nacional encuentre una redacción propia nuestra, que plasme las concepciones básicas que fueran planteadas por Fidel y por Raúl desde los inicios del proceso de institucionalización del país y no reiterar el error y desacierto en que incurrimos los que participamos en la redacción de la Constitución de 1976.