Author Archives

elestadocomotal

JULIO CARRANZA. Sobre la devaluación del peso cubano. Respuestas iniciales y la necesidad de agregar más preguntas

Para avanzar en un análisis más fino como con total razón tú planteas, ¿serían necesarios más datos de los disponibles, o no? Aquí vienen más preguntas, ¿están disponibles o es posible tener acceso a esos datos para hacer cálculos más precisos sin la participación directa en estos debates de los que los poseen?, difícil. ¿Hay voluntad para ese diálogo? De lo que creo estar convencido es de que, más allá de cualquier dato adicional que no poseemos, la necesidad del avance de una reforma integral es esencial y la unificación monetaria y cambiaria es parte de ella.

La devaluación del peso y la fase del ciclo de políticas públicas en Cuba: Cinco preguntas para los economistas, sociólogos, politólogos y para todo aquel que desee aportar al debate

En el ciclo de políticas públicas relativas a la devaluación, hacia principios de 2014 había logrado avanzarse hasta la fase de “decisión”. Se había seleccionado un curso de acción y se había transformado en normas, pero el proceso se detuvo. Pudiera ser –pero eso no lo sabemos con certeza- que se hubiera llegado de nuevo a una fase de decisión sui generis, muy distinta a la de 2014, pues esta vez la decisión pudiera ser adoptar un curso de “no acción”. ¿Qué datos y análisis necesitaría el gobierno que le dieran los especialistas para poder tomar una decisión para actuar?

HUMBERTO PEREZ. Sobre el artículo de Nova acerca de la urgencia de la unificación monetaria y cambiaria y las preocupaciones de Monreal y Benavides al respecto.

El programa integral de cambios que se deriva del documento de la conceptualización, debe comprender en un plano destacado y prioritario el proceso de eliminación de la dualidad monetaria y sobre todo de la multiplicidad cambiaria, que en mi apreciación tuvo el mejor contexto para ser ejecutado en los tres años que transcurrieron entre 2014 y 2017. Por diversas causas solo se hizo un intento inicial pero no se llevó a cabo y hoy está muy atrasado cuando las condiciones económicas internas y el contexto externo son más desfavorables. No obstante creo que es indispensable mantener la posición y voluntad de realizarlo sin más demora precisamente acicateados por la actitud acentuadamente agresiva del enemigo, con vistas a crear mejores condiciones y estar lo más preparados posible para enfrentarlo

JULIO CARRANZA. La cuestión del tiempo en lo más reciente del debate actual sobre la dualidad monetaria y cambiaria en Cuba.

Si se considerara que ahora no es el momento para actuar se pudiera preguntar qué es lo que hace pensar que más adelante el momento pudiera ser mejor. Las tendencias internacionales parecen apuntar en dirección contraria. Por estas razones vale repetir que la solución del problema de la dualidad monetaria y cambiaria es esencial como parte de una reforma integral de la economía

JOAQUIN BENAVIDES. La devaluación del peso cubano. Evaluación del costo político.

El riesgo político no está en actuar sino en no actuar, dando la impresión de que los problemas no existen o que se ignoran. En mi opinión no se debe continuar planteando por la Dirección, que la tarea principal es incrementar las exportaciones y disminuir las importaciones, sin crear los mecanismos de estímulo empresarial, implícitos en la modificación de la actual tasa oficial de cambio y esperar a que llegue el fin de año y haya que admitir que no ocurrió lo planificado.

La devaluación del peso cubano: entre la “fatiga de metales” y la escasez de propuestas políticamente convincentes

Pocas cosas entrañan un riesgo de desasosiego social y de inquietud política como lo hace una devaluación. La probabilidad de una combinación de contracción del producto y de la inflación, algo bastante común durante las devaluaciones, justifica las interpretaciones políticas que perciben la devaluación más como una pesadilla que como un instrumento de gestión. Ningún dirigente político cubano actual va a aceptar un programa de devaluación que identifique costos muy altos en cuanto a desempleo, cierre de empresas y alzas de precios, ni tampoco aceptaría un programa de devaluación con muchas incertidumbres.

Cuba: la aduana, el mercado y el “pensamiento mágico”

Si a lo que se aspira es a establecer mecanismos que contribuyan al bienestar mediante la satisfacción de necesidades, ¿por qué no se aplican políticas económicas que favorezcan la reducción de las brechas entre oferta y demanda en una amplia gama de productos básicos, de la manera más expedita posible y al menor costo para el consumidor? ¿Resulta tan difícil apreciar que las importaciones privadas de mercancías “no comerciales” son un factor positivo para cerrar brechas entre oferta y demanda que, en muchos casos, los mercados formales hoy no pueden resolver?