En primera persona

Modificando las tasas de cambio en Cuba: invitación a cuantificar el nudo gordiano

Las discusiones acerca de qué hacer con las múltiples tasas de cambio que funcionan en Cuba abordan el tipo de problema económico donde una visión cualitativa no es suficiente. Cualquier discusión de política cambiaria –que tiene el potencial de “moverle el piso” al resto de las políticas públicas del país- necesita de una cuantificación de la tasa de cambio que, utilizando métodos de análisis rigurosos, posibilite que las decisiones sobre tasas de cambio reflejen las condiciones económicas reales

Los “precios estimulantes” y los rendimientos del agro cubano: ¿un espejismo?

La carencia de un análisis cuantitativo riguroso, de conocimiento público, que permita validar una supuesta relación de causa- efecto entre los mayores “precios estimulantes” que paga Acopio a los productores y los rendimientos agropecuarios, parece justificar el escepticismo –al menos por el momento-respecto a un componente importante de la política de precios del país: los “precios estimulantes” del agro.

Nuevas regulaciones para el trabajo por cuenta propia en Cuba: ¿informalización legal?

Al no hacer nada significativo para modificar el limbo legal en el que se mantiene a las micro y pequeñas empresas, las 20 nuevas normativas sobre el trabajo por cuenta propia (TCP) lo que hacen es contribuir a “legalizar” la informalidad a la que se ha condenado a la empresa privada nacional, precisamente aquella parte del “actual” TCP que tiene mayor potencial económico. La micro y pequeña empresa privada nacional ya ha sido reconocida políticamente como una necesidad. Legalizarla es una opción que hasta ahora no se ha tomado. ¿Cuánto más habrá que esperar para que necesidad y opción se pongan en sincronía?

Trabajo, salario y reforma de la Constitución cubana

La propuesta “trae hacia el frente” y “eleva” a rango de derecho constitucional una veintena de derechos relativos al trabajo y los salarios. La mayor parte de la población cubana en edad laboral está constituida por ciudadanos que realizan un trabajo asalariado. El reconocimiento del derecho al trabajo digno y del derecho a salarios dignos, como derechos fundamentales recogidos en la Constitución, pudieran contribuir a establecer un “cemento” constitucional para la unidad del pueblo cubano.